Aprende a leer tu rostro

Los aspectos faciales tienen una correlación directa con los órganos del cuerpo, de esta forma como los sistemas circulatorios, nervioso y otros sistemas del cuerpo; la observación del rostro puede contribuir a hacer un diagnostico algunos inconvenientes.

Color del rostro: Una cara enrojecida  tiene problemas en el sistema cardiovascular, principalmente en la región cerca de la punta de la nariz

Oscurecimiento del rostro, principalmente alrededor de los ojos, sería la existencia de inconvenientes renales. Una cara blanca y pálida  tiene problemas pulmonares. Una cara amarilla-verdosa apunta inconvenientes hepáticos; un color amarillo-anaranjado sugiere problemas con el bazo.

Surcos faciales: La profundidad de los surcos faciales es la indicación de la seriedad de los problemas. Los surcos horizontales entre los ojos por encima del puente de la nariz indican congestión intestinal y, posiblemente, problemas menstruales para las mujeres.

Los surcos horizontales en la frente y por debajo de los ojos, causados por el exceso de líquido en el sistema, pueden indicar problemas renales. Un profundo surco vertical sobre la nariz, en el entrecejo, indica un problema hepático.

Los ojos: Los ojos reflejan la condición de todos los órganos del cuerpo, pero a lo mejor el reflejo más directo sea el del estado del hígado y, consecuentemente, la condición asociada de todo el sistema digestivo, y además la del sistema nervioso.

En lo relacionado al estado del hígado, un hígado sano está correcto por un iris de calidad despacio y translucida. La pupila debería ser transparente: un color negro profundo sugiere inconvenientes renales.

Los bordes blanquecinos de los párpados sería la existencia de un bazo enfermo. El blanco del ojo refleja la condición de los pulmones, y de nuevo toda la decoloración sugiere inconvenientes.

Las líneas rojizas de venidas en el blanco del ojo podrían estar detallando un desequilibrio en la condición general de salud, aunque es normal que la mayor parte de la gente tengan 4 de estas líneas. Las comisuras a los dos lados del ojo indican el estado del corazón.

La piel: El color de la piel puede ser una indicación de la condición de los pulmones. Observe el color de las mejillas controlando si hay excesiva palidez. La piel de las ventanas de la nariz es otro indicador de la condición de los pulmones. Una piel sana tiene una humedación equilibrada, de modo que debe controlar si la piel en las ventanas nasales está excesivamente seca o húmeda.

Los labios y la boca: Diferentes sectores de los labios muestras la condición en que están distintas partes del sistema digestivo. La parte de arriba del labio superior corresponde al estómago superior, la parte intermedia del labio superior corresponde al estómago medio y la parte de abajo del labio superior corresponde al duodeno (la salida del estómago, conectado al hígado, vesícula y páncreas).

El labio inferior muestra la condición de los intestinos. Si los labios están hinchados, el tracto digestivo esta expandido. Una hinchazón en la parte de abajo del labio inferior apunta la existencia de constipación.

Manchas en los labios indican ulceración y estancamiento de la sangre en el sistema digestivo. Los labios blanquecinos señalan que la sangre de esa zona es débil, con una absorción empobrecida.

Una tirantez extrema en la boca sugiere que los intestinos están contraídos, y por lo tanto la absorción empobrecida. Sin embargo, una boca saludable debería enseñar una alguna tensión.

apariencia y condición de la lengua: La lectura de información en la lengua es un procedimiento importante para saber la condición del cuerpo y espíritu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *